5 factores que previenen la demencia

Demencias-potencialmente-reversibles-no-quirurgicas

La demencia es una pérdida o debilitamiento de las facultades mentales, generalmente grave y progresivo, debido a la edad o a una enfermedad, que se caracteriza por alteraciones de la memoria y la razón y trastornos en la conducta. Por desgracia, no es una enfermedad que vaya a tener un tratamiento óptimo o, una curación total en los próximos años, ya que el envejecimiento cerebral, siempre será un problema costoso de sobrellevar y controlar.

Existen numerosos estudios que se centran en encontrar una prevención para que nuestro organismo deje de sufrir dicha degeneración cerebral, y cada vez hay más factores externos que podrían provocar y/o agravar la situación. Hoy expondremos 5 factores a tener en cuenta para prevenir esta enfermedad.

Antes, queremos destacar que lo más importante es cuidar estos aspectos:

  • Llevar una dieta equilibrada y preferiblemente baja en grasas saturadas
  • Hacer ejercicio
  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar el estrés
  • No fumar
  • Evitar o moderar el consumo de alcohol

1.         Ansiedad y estrés

 Un estudio publicado recientemente en la American Journal of Geriatric Psychiatry, ha demostrado que los síntomas de ansiedad en los individuos diagnosticados con deterioro cognitivo leve (DLC), aumentan el riesgo de una disminución más rápida en las funciones cognitivas, independiente de la depresión (otro marcador de riesgo).

 2.         Aprender idiomas

Aunque suene extraño, aprender idiomas puede presentar más beneficios que encontrar un buen puesto de trabajo hoy en día, ejercita nuestro cerebro, y reduce el riesgo de sufrir demencia, retrasaría en una media de 4,5 años la aparición de hasta tres tipos diferentes de demencia.

 3.         Fumar tabaco

Fumar es perjudicial, se vea desde donde se vea. No solo se ha convertido en una de las drogas legales más consumidas de la actualidad, sino que ha pasado a ser un factor clave en la aparición de la demencia según un reciente informe llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud. En dicho informe se expone el aumento del riesgo de demencia es de un 45% para los fumadores activos, y de un 14% para los fumadores pasivos.

 4.         Consumir demasiada azúcar

Existe un estudio llevado a cabo por los científicos de Group Health Research Institute de la Universidad de Washington que relacionó el azúcar de manera directa con el riesgo de sufrir demencia, sin necesidad de padecer diabetes.

La investigación afirmó que tener más de 115 mg/dl de azúcar en sangre (en diabéticos más de 126 mg/dl) podría aumentar el riesgo hasta un 18% en comparación a aquellos individuos con unos niveles de azúcar de 100 mg/dl o menos.

 5.         Salud dental

A esa conclusión llegó una investigación llevada a cabo por la Universidad de California y publicada en la revista de la Sociedad Americana de Geriatría que tras seguir a 5.500 individuos de entre 52 y 105 años durante 18 años, llegaron a la conclusión de que aquellos que no se cepillaban los dientes al menos una vez al día tenían hasta un 65% más de riesgo de sufrir demencia.