Cómo prevenir los pies planos

Entendemos por “pie plano” aquel que en apoyo pierde total o parcialmente el arco interno.

Hasta la edad de cuatro años no se puede determinar la presencia de esta alteración, porque el pie del niño cuenta con un tejido adiposo en la planta del pie. A partir de entonces y hasta los 12-14 años van adquiriendo una curvatura normal.

A continuación te dejamos algunos consejos que debes intentar que lleve a cabo tu hijo para optimizar el desarrollo de los pies:

1. Realizar ejercicios: caminar apoyando el pie sobre el borde externo, andar de puntillas, coger objetos con los dedos, pasear por la playa, etc.

2. Pasar el mayor tiempo posible sin zapatos. Andar descalzos ayuda a aliviar la tensión en los pies.

3. Emplear calzado ancho, cómodo, flexible y con buena ventilación.

4. Evitar el exceso de peso, de lo contrario se puede agravar más la situación.

Si después de todas estas prácticas no se ha solucionado estamos ante los conocidos como “pies planos rígidos”, en cuyo caso sí se considera una patología, por lo que debes acudir al especialista.

Si tienes alguna duda más o quieres comentarnos algún caso personal ponte en contacto con nosotros 😉