¿Cómo se comporta el organismo después de una fractura?

Hoy en el blog hablaremos de lo que ocurre en nuestro organismo tras una fractura de hueso o lo que se podría denominar como las fases de reaparición del hueso.

Antes de partir es preciso hablar de la osteogenesis o lo que es lo mismo, la generación de hueso nuevo o la destrucción del antiguo. Estos términos hacen referencia a un proceso que nuestros huesos llevan a cabo a lo largo de nuestra vida y de forma continua, un proceso de regeneración ósea, en el que destruyen el tejido viejo y lo sustituyen por uno nuevo. Como dato diremos que nuestro cuerpo cada año regenera del 5%  al 15% del esqueleto óseo, lo que supone que a los 10 años, hemos renovado por completo nuestros huesos. Durante este proceso los huesos no se vuelven más débiles o frágiles,  nuestro organismo se encarga de mantener los huesos en un estado óptimo durante esta regeneración. Es un proceso mecánico pero provoca reacciones biológicas, como la resorción ósea y formación de callo, que dependen del aporte sanguíneo.

Sin embargo, cuando se produce una fractura (las más comunes en el trabajo suelen ser lesiones en el codo, hombro, rodilla o muñeca) se desencadenan diversos procesos de reparación que alteran la dinámica normal de un hueso, y que están encaminados a resolver esa fractura en el menor tiempo posible.

-Lo primero que ocurre tras una fractura es la formación de callo, llamada técnicamente consolidación inestable o flexible,  que unirá las partes fracturadas.

-A continuación se produce una inflamación  por rotura de vasos que rodean al foco de la fractura. Hay un crecimiento de esos vasos que posteriormente son reemplazados por tejido de granulación. Al mismo tiempo se lleva a cabo la reabsorción del hueso necrótico de los extremos de los fragmentos rotos.

-Tres semanas después de la fractura tenemos formado un callo blando. Esto nos da estabilidad suficiente para evitar el acortamiento del hueso, pero no la angulación.

-Más tarde, en torno a 3 o 4 meses, aparece el callo duro,  que es cuando el blando se convierte en tejido rígido calcificado por formación ósea intramembranosa, en el cual se puede apreciar hueso nuevo entre los fragmentos.

-Por último ocurrirá la remodelación, que puede durar de meses a años. Es un proceso en el cual el hueso va adquiriendo su forma original.

Hospital_Intermutual_Levante_fracturas