Consecuencias de dietas ricas en carnes y pobres en verduras

Por todos es sabido  la importancia de una dieta equilibrada y rica en alimentos, veremos con mas detenimiento  las consecuencias de dietas ricas en carnes y pobres en verduras.

Se acercan fechas de excesos, de comidas copiosas y alimentos contundentes. El pasarse está permitido siempre y cuando no se convierta en un hábito alimenticio.  Que la dieta está vinculada al desarrollo de muchos de nuestros problemas de salud es un hecho que viene confirmado y arropado por multitud de doctores y nutricionistas, que nos insisten cada vez más en los efectos beneficiosos de cumplir con la sagrada dieta mediterránea.

Entre muchas de las consecuencias de llevar una dieta rica en carnes y pobre en verduras, las llamadas dietas ácidas, se encuentra la acuciada diabetes sufrida por miles de pacientes. Muchos estudios científicos son los que vinculan las características nutricionales con este trastorno metabólico y con los alimentos de alta acidez.

Para arrojar un poco de luz, determinaremos que la acidez de los alimentos viene dada por el ph que estos contienen, que oscila entre 0 y 14. Las dietas más occidentalizadas, las caracterizadas por la ingesta de un alto contenido de alimentos cárnicos y de origen animal puede contener una gran carga de acidez si no se ve equilibrada con frutas y verduras, dando lugar una acidosis crónica cuyos  síntomas no son específicos, y el diagnóstico puede ser complicado a menos que el paciente presente indicaciones claras. Los síntomas incluyen desde dolor de pecho, dolor de cabeza u alteración del apetito entre otros.

No solo la diabetes es el único problema que se puede desencadenar por llevar una dieta “descompensada” apoyada más en los productos cárnicos que en las verduras u hortalizas. Problemas cardiovasculares o circulatorios o incluso gástricos.

En estas fechas en las que Navidad está a la vuelta de la esquina, todo se permite, algún exceso incluso, pero durante la espera y los preparativos le aconsejamos que añada más productos de origen vegetal a su dieta habitual y se anime con un poco de ejercicio, para acabar bien el año.