Día Europeo de la Depresión

Cada primer jueves de octubre se celebra el Día Europeo de la Depresión. Desde el Hospital Intermutual de Levante queremos dedicar esta publicación a hablar sobre esta enfermedad que actualmente se ha extendido a más del 10% de la población española.

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por un estado de profunda tristeza o de vacío, pérdida del interés por el placer, baja autoestima y sentimiento de culpa. Asimismo, también conlleva efectos secundarios como la pérdida de sueño, sensación de cansancio y falta de concentración.

Según el presidente de la Asociación Española de Psicología Conductual, Gualberto Buela, se ha precisado que hoy en día en España hay más de un 10 por ciento de la población sufre depresión, que en cifras numéricas se traduce a 4.650.780 de personas, un dato bastante alarmante.

Este trastorno mental es el resultado de una combinación de factores de predisposición genética añadido o agravado por factores orgánicos y psicológicos. Uno de los principales motivos por los que se desarrolla una depresión en una persona es por una pérdida, bien sea de un familiar o conocido, aunque también se suele desarrollar en personas que han perdido su trabajo, que han sufrido fracaso social, por rupturas de relaciones o por enfermedades, entre otras muchas causas.

Algunos de los síntomas de que una persona está enferma de depresión suelen ser la baja valoración de sí mismo, sentimientos de desesperanza, auto-acusaciones y autocrítica., pensamientos negativos, tendencia a criticarse así mismo, encontrarse deficiencias y a reprocharse, indecisión y distorsión de la imagen corporal. Este último síntoma es destacable, ya que son numerosos los casos de personas con trastorno depresivo que desembocan en trastornos alimenticios, de conducta, de sueño y de personalidad.

Aunque son numerosos los distintos tipos de trastornos depresivos que existen, los más comunes suelen ser:

  • Depresión grave, sus síntomas interfieren con la capacidad para trabajar, dormir, estudiar, comer, y disfrutar de las actividades que antes resultaban placenteras. Incapacita a la persona de forma exagerada. Los episodios de depresión suelen recurrir durante toda la vida de la persona.
  • Depresión mayor: Su duración es extensa y suele desarrollarse durante al menos 6 meses si no recibe el tratamiento correspondiente. Si la duración de la depresión no supera las 2 semanas se le denomina depresión menor.
  • Depresión atípica: ocurre en aproximadamente un tercio de los pacientes con depresión. Sus síntomas principales son las grandes ingestas de comida y excesivas horas de sueño. Suelen sentirse rechazados socialmente.
  • Distimia: una forma de depresión leve que puede alargarse años si no recibe  un adecuado y pronto tratamiento.

También son comunes la depresión posparto, el trastorno disfórico premenstrual y el trastorno afectivo estacional (TAE).