El dolor de las cefaleas

Los dolores de cabeza muchas veces suelen ser difíciles de diagnosticar y se confunden. Entre ellos se encuentran las jaquecas, migrañas, cefaleas…Hoy intentaremos abordar las cefaleas, y arrojar un poco de luz sobre estos dolores constantes que nos permitirá trazar un tratamiento que llegue a mitigar los síntomas.

Cuando hablamos de cefaleas es necesario hacer una distinción entre las dos tipologías:

En brotes: se manifiestan en un lado de la cabeza y pueden ir acompañada de lagrimeo en los ojos y congestión nasal. Podrían tener tiempo de duración de 1 mes, con episodios que pueden durar por años de forma repetitiva y crónica. Los hombres tienden a padecerlos más que las mujeres. La adolescencia es una edad oportuna para sus primeras apariciones. Comienzan con un dolor de cabeza fuerte y repentino, usualmente a 2 o 3 horas de quedarse dormido. El dolor más fuerte podría durar al menos 30 minutos.

Tensional: dolor en toda la cabeza, cuero cabelludo y cuello. Los adultos y adolescentes son los principales afectados. Podría ser crónica si ocurre dos o más veces por semana. Pasar largos periodos frente a la computadora, realizar trabajos minuciosos con las manos y el cambio brusco de temperaturas también influyen en su aparición. Se siente alivio al masajearse la cabeza con la yema de los dedos.

Los factores de riesgo para ambos tipos de cefaleas son: el consumo de alcohol, tabaco y drogas,  consumir dosis altas de cafeína o la ausencia de la misma, tomar alimentos muy condimentados en sal o azúcar, congestiones, resfriados, gripes, infecciones, tensión ocular, los esfuerzos por centrar la mirada en tareas laborales, la luz intensa, etc.

Como consejo puedes comenzar a practicar ejercicios de relajación o meditación como el yoga o el tai-chi, que sin lugar a dudas pueden mejorar significativamente tus cefaleas. Descansar o masajear los músculos doloridos también te servirán de gran ayuda.

Cefalea