El rechinar de dientes o bruxismo

La salud bucodental también entra dentro de las preocupaciones de este blog. Hoy te acercamos un problema muy común que muchos pacientes desconocen que lo padecen.

Sintetizando el concepto, el bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes, con distintos grados de intensidad y generalmente de forma inconsciente. Sus síntomas van desde la emisión de un ruido característico por parte del paciente, el conocido rechinar de dientes (generalmente se produce cuando se duerme, y el afectado no lo sabe y tienen que comunicárselo), dolor en la mandíbula, molestias en los oídos y la cabeza, así como la limitación de la apertura de la boca o el movimiento mandibular.

En un principio se achacaban las causas a problemas derivados de la odontología y ejercicios mal realizados que provenían de la misma, más tarde se comprobó que no era cierto. Actualmente se piensa que el factor desencadenante más importante es el estrés, aunque hay otros que pueden contribuir a su aparición, como la propia alineación de los dientes, la alimentación, la postura o los hábitos del sueño.

Las situaciones estresantes desencadenan en el individuo una serie de emociones muy intensas. Las personas que padecen bruxismo suelen presentar ansiedad, mezclada con sentimientos de frustración, ira, competitividad obsesiva etc. Se recomienda acudir a profesionales para tratar este tipo de fobias o miedos.

El problema del desgaste dental compete a los odontólogos, serán los encargados de detectar los problemas en la dentadura y resolverlos. Generalmente se aplican protectores dentales o férulas para evitar el bruxismo durante el sueño y prevenir así los trastornos que ocasionan en los dientes. Sin embargo las férulas no ponen fin al problema aunque si calman el dolor. Lo que no podemos eludir es realizar un tratamiento sobre el estrés o un cambio en los hábitos que lo desencadenan para poner fin al bruxismo. Otra opción que se baraja para erradicarlo es la ortodoncia sobre el patrón de mordida, y como última opción, y siempre y cuando un especialista lo pronostique, está la cirugía.

HospitalI_Levante_Bruxismo