El universo de las apps de salud crece

El universo de las apps de salud crece, y lo hace a pasos agigantados. Aplicaciones sencillas, baratas y funcionales puestas al servicio de los pacientes. Son herramientas cada vez más utilizadas por los ciudadanos de todo el planeta.  Si los usuarios ya consultaban en ella la programación de la televisión, la cartelera del cine o el tráfico, ahora se animan con consejos y prescripciones médicas.

Se dice que el 26% de los españoles ya utiliza aplicaciones de salud por recomendación médica  y es que sólo en AppleStore había a finales del pasado verano algo más de 40.000 apps dedicadas a salud. Demasiadas quizás para encontrar entre ellas la que puede servir a un ciudadano y definitivamente demasiadas para saber cuáles son las mejores, pero para ello el paciente cuenta con ayuda de médicos a la vanguardia de la tecnología y con las prescripciones de estos.

Sin duda son las nuevas generaciones las que más se interesan por este tipo de aplicaciones, el ritmo frenético de la sociedad, los nuevos hábitos y el hecho de ser nativos digitales les hacen confiar en este tipo de herramientas.

Herramientas de calidad y cada vez más fiables como la aplicación con sello español Contigo, galardonada como mejor app de salud, una app con información y testimonios de mujeres que han sufrido cáncer de mama. Los más pequeños no se quedan sin su app de salud, la llamada Dyseggxia, dirigida a niños que tienen que corregir su dislexia o sus dificultades para leer a través de juegos.

Las apps proliferan y aumentan en función de las necesidades de los usuarios desde el iContraception, una herramienta para ayudar a los profesionales para elegir el método anticonceptivo con los criterios médicos de elegibilidad WHO a la app Miasma, para la identificación de los síntomas de asma y sus cuidados.

De lo que no hay duda es que el paciente ha evolucionado y que atrás quedaron los farragosos informes para dar paso a nuevos soportes que ayudan y agilizan muchas de las patologías que padece el paciente.

Como consejo! No olvide siempre consultar a su medico y seguir cualquier recomendación que éste le haga.