¿En qué consiste la Prevención de Riesgos Laborales?

El prevenir los riesgos laborales consiste en la realización de un conjunto de actividades que se realizan en la empresa con el fin de anticiparse a posibles riesgos que se puedan producir en cualquier trabajo.

Gracias a esta anticipación podemos planificar y adoptar una serie de medidas preventivas que evitarán que se produzca un accidente laboral.

La herramienta fundamental de los técnicos especialistas en PRL es la propia evaluación del riesgo.  Esta evaluación se basa en primer lugar, en un estudio técnico en que se debe estudiar las condiciones de un puesto de trabajo. En segundo lugar,  hay que identificar cuál es el peligro al que se expone el trabajador.

Posteriormente, se intenta evaluar la posible gravedad de los daños que puede provocar. Y finalmente, el técnico propondrá unas medidas preventivas para eliminar o reducir los riesgos que puede sufrir el trabajador.

Después de este estudio la responsabilidad queda en manos del empresario, que debe desarrollar una planificación para ir poniendo en marcha las medidas preventivas propuestas.

Nuestra legislación pretende que la PRL sea una actividad plenamente integrada en la gestión de la empresa, por lo que es deber del empresario proteger a sus trabajadores.

Modalidades de organización preventiva:

La legislación de PRL permite que las propias empresas sean las que organicen la PRL de diversas formas:

–          El propio empresario puede asumir la realización de las actividades preventivas necesarias.

–          Designar a varios trabajadores, con la formación adecuada, para que realicen esas actividades.

–          Organizar un departamento de PRL propio.

–          Compartir sus técnicos de PRL con otras empresas similares o cercanas.

–          Contratar con un Servicio de Prevención Ajeno, es decir, una entidad externa especializada en la materia.

–          Combinar diversas modalidades.