Gripe. Qué es y cuáles son sus síntomas

Tal y como define la OMS (Organización Mundial de la Salud) en su página Web, la gripe es una infección vírica que afecta a la nariz, la garganta, los bronquios y los pulmones. Suele transmitirse con facilidad mediante pequeñas partículas que son expulsadas a través de la tos o los estornudos, y los afectados suelen recuperarse en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico, aunque este tiempo puede alargarse en personas de edad avanzada o en niños pequeños.

Sus síntomas suelen comenzar de manera rápida, generalmente en 2 o 3 días. Lo habitual es que la persona empiece a sentirse enferma los 7 días siguientes de estar en contacto con el virus. El primer síntoma es la fiebre que suele oscilar entre los 39º y los 41º. Acompañando a la fiebre suelen aparecer dolores en el cuerpo, escalofríos, mareos, decaimiento, y nauseas. A medida que la enfermedad va avanzando la fiebre y el malestar comienzan a desaparecer, pero aparecen nuevos síntomas como tos seca, estornudos, dolor de garganta, etc.

Por lo que respecta al tratamiento, al ser una enfermedad causada por un virus, sus síntomas no mejoran con antibióticos. Aún así, existen determinados fármacos antivirales que pueden reducir la intensidad de los síntomas. Lo ideal es guardar reposo, beber mucho líquido y cuidar la alimentación.

Por último, también existe la posibilidad de vacunación, recomendada en personas mayores de 60 años, en niños, en adultos con determinadas enfermedades crónicas, en mujeres embarazadas y en personal sanitario.