La anemia: causas y síntomas

La anemia es una enfermedad en la que la sangre posee menos glóbulos rojos de lo normal. Los glóbulos rojos suministran oxígeno a los tejidos corporales, por lo que si hay un número inferior de glóbulos rojos la sangre no está trasportando el suficiente oxígeno al resto del cuerpo.

La falta de hierro es la causa más común de la anemia, ya que el cuerpo necesita este mineral para producir hemoglobina. La hemoglobina se trata de una proteína rica en hierro que transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo y proporciona a la sangre su color rojo.

Si la anemia es moderada, es posible que no percibas ningún síntoma, pero si la anemia aumenta es posible que te sientas malhumorado, débil o cansado; puedes sufrir dolores de cabeza o problemas de concentración.

Pero si la anemia empeora  puedes marearte al ponerte de pie, tener dificultad para respirar, piel pálida, uñas quebradizas o color azul en la esclerótica de los ojos.

Muchos tipos de anemia pueden ser leves, de corta duración y de fácil tratamiento. Algunos se pueden incluso prevenir con una dieta saludable. Otros se pueden tratar con suplementos nutricionales.

Sin embargo, ciertos tipos de anemia pueden ser graves, de larga duración e incluso pueden llegar a producir la muerte si no se diagnostican y tratan a tiempo. Por lo que si sufres algún síntoma no dudes en ponerte en contacto con tú médico de inmediato.