La diabetes: tipos y sintomas

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece debido a que el páncreas no produce la cantidad de insulina suficiente que el cuerpo necesita. La insulina es una hormona producida por el páncreas y es la principal sustancia responsable del mantenimiento de los valores adecuados de azúcar en sangre.

Además permite que la glucosa llegue al interior de las células, de modo que éstas produzcan energía. Pero cuando este proceso falla, se crea un aumento excesivo del azúcar que se contiene en sangre, provocando así la diabetes.

El instante de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes de que se trate. Por lo que las podemos clasificar en tres tipos.

De tipo 1: Las edades más frecuentes en las que aparece son la infancia, la adolescencia y los primeros años de la vida adulta. Se suele presentar de forma brusca, y muchas veces independientemente de que existan antecedentes familiares. Es debida  a la destrucción progresiva de las células del páncreas, que son las que producen la insulina.

De tipo 2: es más frecuente que la anterior y se suele presentar en edades más avanzadas. Este tipo sí que se presenta en personas con antecedentes familiares. Y se presenta por una producción de insulina escasa, junto con el insuficiente aprovechamiento de dicha sustancia por parte de la célula.

De tipo 3:  es considerada una diabetes ocasional. Se puede controlar igual que los otros tipos de diabetes. Durante el embarazo la insulina aumenta para incrementar las reservas de energía, veces  este aumento no se produce y puede originar una diabetes por embarazo.

Entre los principales síntomas de la diabetes se incluyen:

–  Hambre inusual

–  Sed excesiva

–  Cansancio

–  Pérdida de peso.

–  Fatiga

–  Infecciones

– Irritabilidad, etc.