La dislexia, cada día más común

La dislexia es una enfermedad que afecta al 10% de la población mundial y es cada día más común. Se trata de una impedimento de aprendizaje que dificulta la capacidad de un niño para leer o escribir. Esta patología está causada por un impedimento cerebral relacionado con la capacidad de visualización de las palabras. Las personas que sufren de dislexia suelen invertir el orden de las letras cuando escriben, aún sabiendo deletrear las palabras, lo que dificulta la lectura ya que no pueden distinguir determinadas letras o las invierten mentalmente. Aunque a menudo se califica a los niños con dislexia como “incapacitados para aprender” la mayoría pueden aprender y sus problemas no están relacionados con la inteligencia, de hecho, muchos disléxicos son muy inteligentes y algunos alcanzan un éxito extraordinario.

 El pensamiento en imágenes de un disléxico es de 400 a 2000 veces más rápido que el pensamiento verbal y además es mucho más completo, profundo y amplio. Y aunque aún no está comprobado, se cree que el origen de esta enfermedad es una falta del sistema nervioso central en su habilidad para organizar símbolos gráficos.

Algunos de los principales síntomas que muestran los pacientes con dislexia pueden ser:

  • Invierten las palabras de manera total o parcial y las letras
  • Dificultad para leer oraciones o palabras sencillas. Suelen presentarse problema frecuentes con palabras cortas
  • Escriben la misma palabra de distintas maneras
  • Dificultadas para ver que una palabra está mal escrita
  • Cometen errores de ortografía raros
  • Copian las palabras mal aunque están mirando cómo se escriben
  • Conocen una palabra pero usan otra
  • Dificultad para distinguir la izquierda de la derecha

Una vez se ha diagnosticado dislexia, lo mejor es acudir a un tutor en fonética que ayude a elevar el nivel de lectura del niño hasta el apropiado para su inteligencia.

La dislexia puede no causar ningún impedimento y puede superarse cuando está correctamente diagnosticada y tratada. Las dificultades en la educación suelen ser el resultado de un diagnóstico equivocado y la consiguiente frustración del niño al sentirse incapaz.

Muchos famosos que han sido considerados genios han sido disléxicos. Por ejemplo, científicos como Albert Einstein o Thomas Edison, artistas como Leonardo Da Vinci o Walt Disney.