La importancia de unos buenos hábitos alimenticios desde la niñez

alimentacion-sana-ninos

A veces no somos conscientes de la importancia que tiene una buena alimentación en nuestras vidas. Una alimentación variada garantiza que el niño obtenga los nutrientes y la energía que necesita durante el día. Por eso, es importante animarle, NO obligarle, a probar cosas nuevas.

El equilibrio se refleja en la proporción diaria de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Para lograr esta alimentación equilibrada es recomendable seguir las siguientes pautas: consumir cinco raciones diarias de fruta y verdura, reducir el consumo de carne a dos o tres veces por semana y tomar pescado en la misma proporción. Consumir cereales diariamente en forma de arroz, pasta o pan, limitar al máximo la comida rápida y la bollería industrial y hacer un buen desayuno para asegurarnos de que nuestro organismo obtiene los hidratos de carbono que necesita por la mañana.

Algunas recomendaciones para enseñar buenos hábitos alimentarios a los niños son:

  • Beber mucha agua: El agua, imprescindible para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos (el 70% de nuestro cuerpo está compuesto de agua). Los zumos de frutas naturales son una buena alternativa, pero no conviene abusar de ellos, ya que contienen demasiados azúcares. Podemos ofrecérselos a los niños rebajados con un poco con agua.                
  • Horarios fijos: Es bueno acostumbrar al cuerpo a unos horarios fijos en cada comida y limitar el picoteo entre horas.
  • Planear las comidas con antelación: Así suelen ser más equilibradas y completas. Podemos establecer un momento de la semana en el que diseñar el menú, y otro para comprar lo que necesitamos.
  • Compartir al menos una comida familiar: Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para el niño, además de una buena forma de compartir  comunicarnos con él.
  • Comidas más originales y apetecibles: La monotonía en la mesa produce insatisfacción e induce al picoteo.