La ingeniería de la medicina: la medicina regenerativa

La ciencia avanza y con ella lo hace también la medicina, dos campos unidos y que se necesitan el uno del otro para poder desarrollar conjuntamente progresos y soluciones. Se trata de aunar fuerzas para poder consolidar y afianzar la ingeniería de la medicina: la medicina regenerativa.

A continuación explicaremos en lo que consiste la medicina regenerativa, sus avances y los campos que esta puede llegar a abarcar. La ingeniería de tejidos, también llamada medicina regenerativa o terapia celular, deriva de la bioingeniería que trabaja en la combinación de células con métodos de ingeniería derivados de materiales bioquímicos  con el fin de contribuir a la mejora de funciones biológicas de los pacientes.

Entre los objetivos que la medicina regenerativa se marca se encuentra  la curación de enfermedades sin tratamiento, la regeneración de tejidos dañados por la vejez o por un traumatismo, la creación de órganos listos para trasplante o la solución a trastornos genéticos. Una medicina  que cada vez deja de ser menos del futuro para convertirse en la medicina del presente y un gran campo de investigación.

Uno de los campos en los que más se apoya o más luz ha arrojado la medicina regenerativa ha sido la terapia celular, basada en el uso de células madre de distinto origen que, mediante diferentes procedimientos los investigadores pueden regenerar un tejido dañado u enfermo por uno nuevo y regenerado. Otro terreno en el que la medicina regenerativa ha contribuido a lograr grandes avances ha sido en los trasplantes de médula ósea en los que las células enfermas del paciente afectado por leucemia son sustituidas por otras de un donante contribuyendo a salvar la vida del afectado.

La regeneración de estas células no solo afecta al campo sanguíneo, sino que sus avances dejan notarse en campos como los injertos de piel, reconstrucciones de huesos, órganos vitales como el hígado o el riñón e incluso el cerebro.

De lo que no hay duda que sus efectos beneficiosos se cuenten por miles y que en esta carrera de fondo donde ciencia y medicina van de la mano nos deja satisfacciones que albergan vida. El tiempo como juez imparable del desarrollo nos permitirá saber el desarrollo, sus futuros pacientes, y las enfermedades a las que contribuirá esta nueva medicina que ya es mas presente que futura.