La salud laboral

El fomento de la salud en el trabajo se entiende como los esfuerzos que realizan el conjunto de empresarios, trabajadores y la sociedad civil con el fin de mejorar la salud y el bienestar de las personas cuando están en su puesto de trabajo. Todo ello se logra mejorando la organización y los entornos laborales. Otro aspecto esencial es la participación de los trabajadores en todo el proceso, ofreciendo opciones saludables.

Esto es algo que va más allá de cumplir con los requisitos legales en materia de salud y seguridad impuestos por las administraciones. También implica que los empresarios ayuden activamente a sus empleados a mejorar el estado general y su bienestar particular.

Hacer que los trabajadores se sientan mejor y más sanos será sinónimo de mayor rendimiento. Este hecho tiene numerosas consecuencias positivas, como puede ser un aumento de la motivación y de la productividad y una mejora de la imagen de la empresa, que pasa a ser una compañía donde el activo más importante son las personas.

Algunos de los aspectos del fomento de la salud en el trabajo son:

  • Participación activa de los empleados en la mejora del entorno laboral.
  • Horarios flexibles, conciliación laboral con la vida personal.
  • Hábitos alimenticios saludables en el trabajo, facilitando para ello información sobre una nutrición sana y ofreciendo instalaciones para que ellos mismos puedan preparar su comida.
  • Sensibilización sobre el tabaco.
  • Fomento de la salud mental, ejercicio y actividad física.