Las emociones y el dolor de espalda

Nuestro organismo está constantemente sometido a peligros y las causas que pueden desencadenar una enfermedad o un desajuste que provoque una dolencia pueden ser infinitas: una mala alimentación, accidentes, agentes quimiotóxicos, y como no, los factores emocionales que también nos hacen enfermar.

Muchos dolores que acaban repercutiendo o generalizándose como dolores de espalda provienen de una dolencia del riñón o de la vejiga que sin duda debemos controlar. Hoy en el blog del Hospital Intermutual de Levante te hablamos de las dolencias asociadas a las emociones.

Para hablar de la emociones que desencadenan enfermedades es necesario recurrir a la medicina china, la que se rige por el Yin-Yang. Estos dos órganos, tanto el riñón como la vejiga, corresponden al elemento agua. Dicen los orientales que es durante el invierno cuando en estos órganos se despiertan dolores, podemos establecer una relación causal con el frio propio de la estación. Sentirás alivio si aplicas calor, no sólo en la zona afectada sino en todo el cuerpo. Son órganos muy “quejicas”, sobre todo durante la vejez, y pueden acabar afectando a otros órganos como la estructura ósea,  la próstata, el oído, etc.

Se puede decir que la inseguridad, la cobardía, la baja autoestima, el miedo y la devaluación de sí mismo son las emociones patológicas asociadas al riñón, así como la desesperanza en el futuro y la culpa son propias de la vejiga.

Hospital_Intermutual_Levante_Dolor