Las mochilas escolares no deben superar el 15% del peso del niño

El excesivo peso de los libros y del material escolar puede ocasionar lesiones en la espalda del menor. Hay que evitar que sobrecarguen la mochila.

peso-excesivo-mochilas-escolares

Comienza la “vuelta al cole” y de nuevo los madrugones, las prisas y el estrés. Los escolares inician su peregrinación a los centros educativos cada mañana cargando un peso excesivo con sus mochilas, lo cual puede producir a la larga, dolores y lesiones de espalda relacionados con el sobre esfuerzo y la fatiga muscular.

En este artículo vamos a aprender a elegir la mochila más adecuada para nuestros hijos. Según los expertos, las mochilas que los niños llevan cada día a clase no deben superar el 15% de su peso, de hecho los médicos recomiendan que el peso más adecuado de la mochila sea el 10% del peso del niño, no más.

¿Cuáles son las consecuencias de llevar un peso inadecuado? 

El excesivo peso en las carteras escolares genera consecuencias irreversibles a largo plazo para los pequeños. Puede provocar desde escoliosis infantil, hasta una cifosis o una artrosis precoz, y en algunos casos, impedir el correcto crecimiento de los huesos.

Otro de los factores a tener en cuenta es la actividad física que realizan los niños. El sedentarismo es peyorativo y se recomienda desarrollar una actividad física de forma regular. Además debe observarse si el mobiliario escolar que utilizan en los colegios es el adecuado para la altura del niño, con ello evitaremos las malas posturas, las cuales perjudican también la espalda de los escolares.

escoger mochila

La colocación de la mochila sobre la espalda tiene mucha importancia para evitar lesiones óseas y musculares. Para transportarla correctamente, se aconseja que ésta vaya colgada de las dos asas sobre ambos hombros en la parte alta de la espalda y por encima de la cintura. Nunca descansando sobre los glúteos. Hay que destacar que la mochila tipo «carrito» tiene un peso adicional aproximado de 1,5 kg y que los niños tiran de ellas, produciendo así un aumento de la postura curvada y provocando dolores de espalda. La bandolera sólo se utilizará con poco peso y cruzada, nunca descansando el peso y tirante sobre el mismo lado del cuerpo. Además la mochila deberá ir bien ordenada colocando los libros y cuadernos más grandes y pesados junto a la espalda y los más pequeños y ligeros más alejados de ésta. Así, acercaremos el peso a nuestro centro de gravedad y facilitaremos su transporte. Es importante que los padres hablen con los profesores para evitar transportar cada día tanto material escolar a casa.

Y para terminar un resumen de consejos para cargar peso correctamente:

  1. Usar mochilas con correas anchas y acolchadas, y con respaldo acolchado.
    Usar mochilas con ajustes firmes, procurando mantener la bolsa a unos 5 cm arriba de su cintura.
    3. Repartir el peso. Llevar siempre la mochila por las dos correas y jamás por una sólo, para no sobrecargar uno de los hombros.
    4. Hacer ejercicio. Practicar algún deporte para fortalecer los músculos de la espalda.
    5. Organizar la mochila poniendo los libros más pesados cerca y pegados a la espalda, y manteniendo cada cosa en su lugar.
    6. Peso de arrastre. Optar por llevar mochilas con ruedas, evitando tirar de ellas al bajar o subir escalones.
    7. Mantener la columna recta y no curvada, para llevar la mochila con ruedas.
    8. Repartir el peso. En el caso de que haya mucho material, llevar parte del peso en las manos.
    9. Limitar el peso del contenido y evitar transportar cargas inútiles. Si la mochila es muy pesada, el niño se ve obligado a arquear hacia delante la columna vertebral o a flexionar hacia delante la cabeza y el tronco para compensar el peso.
    10. Utilizar las dos manos para coger la mochila, doblar las rodillas e inclinarse para levantarla.
    11. Controla el tiempo. Evita que tu hijo transporte la mochila con mucho peso durante más de 15 minutos. En este sentido, la supervisión de los padres y profesores es esencial.

¡Feliz vuelta al cole!