Las ventajas de salir a correr en invierno

running-invierno-2

Con la moda del running no es raro ver cada día más gente corriendo al aire libre, pero, ¿qué pasa cuando hace frío? Mucha gente se echa para atrás al si hace mucho frío tanto por temor a pillar un resfriado o por los cambios bruscos de temperatura. Correr con frío tiene los mismos beneficios que correr un día de sol, eso sí, requiere de una preparación previa en cuanto a vestuario y calentamiento.

Una de las principales ventajas de correr en esta temporada de frío es que te hace sentir bien y mejora el humor, ya que liberas endorfinas y, a pesar de que las horas de luz solar se reducen y solemos sufrir un leve decaimiento, tiene un efecto positivo sobre tu estado de ánimo.

Otra ventaja importante es que creas un metabolismo más fuerte y eficiente, ya que correr con frío implica que tu cuerpo además de enfrentar el esfuerzo físico tiene que luchar contra las bajas temperaturas ambientales, lo cual puede ser beneficioso para tu salud y tu forma física. Todo esto lo logras obteniendo una importante cantidad de vitamina D al pasar tiempo bajo el sol.

Si te creas el hábito de correr a diario, seguro que estarás en forma en primavera, manteniendo o mejorando tu forma física cuando el calor y el verano se acerque. Además es un ejercicio de voluntad, ya que a todos nos cuesta más salir a correr, pero lograrlo representa un verdadero desafío ganado no sólo para tu forma física sino también, para tu voluntad y tu motivación. Además, si sales a correr con frío te resultará mucho menos complejo salir a correr cuando las temperaturas sean más cálidas.

Por último, es muy importante que hacer un buen calentamiento antes de salir a correr para minimizar el cambio de temperatura entre músculo y ambiente. Con el frío, el músculo está menos lubricado y por eso cuesta más moverse, por eso un calentamiento a conciencia será fundamental.