Los efectos del alcohol dejan huella en el ADN de los jóvenes

Los últimos estudios revelan que los efectos del alcohol está dejando huella en el ADN de los jóvenes. Hasta el momento los estudios e investigaciones realizadas sobre alcoholismo se habían realizado en personas mayores y con una tendencia aguda al alcoholismo y cuya trayectoria en el  consumo del mismo había sido larga, dando lugar a cuadros clínicos tan habituales como hepatitis, cáncer de páncreas, depresiones o graves problemas en el sistema nervioso.  Queremos arrojar un poco de luz y compartir con los más jóvenes, y cuyo consumo de alcohol se desmorona los fines de semana,  los últimos avances y descubrimientos en este campo.

Las investigaciones  se realizaron con jóvenes de edades que oscilaban entre los 18 y los 23 años, y su consumo medio de alcohol era de 118 g, litro y medio de cerveza, por tomar una referencia. Se realizaron dos grupos, uno que consumía alcohol durante el fin de semana y otro que no.  Se midió la actividad de la enzima alcohol deshidrogenasa, responsable del metabolismo del etanol en el organismo. Las diferencias entre ambos grupos eran notables,  los que bebían tenían dos veces más daño oxidativo que el grupo que no consumía alcohol.

El ADN era una de las partes que también se veía afectada, dejando lesiones 5,3 veces mayor en sus células. Unas lesiones que venian acompañadas de la llamada “cola de cometa” que arrastra ciertas lesiones. Y dado el poco tiempo que los jóvenes llevan ingiriendo bebidas alcohólicas no deberían existir lesiones.

El alcoholismo es un problema que se debe de tratar desde la raíz, un problema que debemos educar. En las últimas décadas se ha impuesto un alcoholismo social que a la larga causa daño. Hablamos sobre todo de un alcoholismo juvenil refiriéndonos a jóvenes que beben alcohol sin llegar a ser adictos. Un problema  causante de 2,5 millones de muertes al año en todo el mundo, de ellas 320.000 son jóvenes de entre 19 y 25 años.

images