¿Por qué siempre estoy agotado?

Muchas veces lo obviamos pero es un estado muy común, sobre todo en la vida moderna, y está en el fondo de muchos dolores generalizados.

Para explicar el cansancio, dejaremos a un lado la sensación subjetiva de agotamiento y nos centraremos en la explicación fisiológica. Podemos diferenciar dos tipos de cansancio: el propio de los niños, un cansancio sano, profundo, que garantizará un sueño y descanso placentero, frente al cansancio más ligado a lo mental, al atasco energético. El último nos da la sensación de agotamiento nada más levantarnos.

Las causas están relacionadas entre sí:

El estrés emocional mantenido durante largos periodos: El cuerpo no puede soportar el estrés durante largos periodos de tiempo. Esto termina en depresión y cansancio.

Falta de ejercicio físico o sedentarismo: El cuerpo ante esta falta de movimiento se atasca. Necesitamos una carga completa por la noche y una descarga igualmente completa por el día. Si por el día descargamos poco, por la noche sucede lo mismo y la batería se va quedando con poca energía.

Estado anímico en general: Nuestros sentimientos también nos generan cansancio, la satisfacción de nuestras relaciones, tanto personales como laborales, determinarán nuestro estado más enérgico, deprimido o cansado.

Para sentirnos menos cansados debemos comer poco, especialmente evitar las comidas pesadas por las noches, tener una actividad física regular y ser conscientes de las dificultades y afrontarlas con el mayor optimismo posible. Todo esto nos hará estar mejor con nosotros mismos y salir de esa amarga sensación de cansancio crónico.

Hospital_Intermutual_Levante