¿Problemas con el tiroides?

Thyroid_gland-es.svg

La tiroides es una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, justo arriba de la clavícula. Es una de las glándulas endocrinas que producen hormonas y regula multitud de procesos en nuestro organismo. Estas incluyen la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas estas actividades componen el metabolismo del cuerpo.

Cuando se alteran los niveles de hormonas tiroideas en nuestra sangre, los síntomas pueden ser muy variados. Entre los principales síntomas encontramos:

  • Altos niveles de colesterol: Los niveles de colesterol están controlados por muchos factores, no solo por la cantidad de grasas que consumes. Si tienes el colesterol alto aun realizando una buena dieta y ejercicio físico, es probable que sufras de problema de las hormonas del tiroides.
  • Fatiga crónica: La fatiga es un síntoma común en multitud de enfermedades, por lo que es muy inespecífica cuando aparece. Los trastornos del tiroides pueden ser una de las posibles causas que expliquen esa fatiga que puede pasar desapercibida fácilmente.
  • Enfermedades del corazón: El corazón es otro órgano en el que intervienen las hormonas del tiroides, de ahí que estudios recientes hayan demostrado que los pacientes con unos niveles bajos de hormonas tiroideas tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades relacionadas con el corazón. 
  • Uñas frágiles: Las uñas frágiles se pueden relacionar con problemas de tiroides. Si tus uñas se rompen con relativa frecuencia y son muy frágiles, es posible que se deba a unos niveles bajos de hormonas tiroideas. Por el contrario, en las enfermedades en las que hay una mayor concentración de hormonas tiroideas, las uñas pueden tener un crecimiento anormal.
  • Dolores articulares debido a los nervios: Numerosas investigaciones científicas han demostrado que, tanto unos niveles bajos de hormonas tiroideas como unos niveles altos, pueden producir dolores en algunas articulaciones como la muñeca y alteraciones relacionadas con el sistema nervioso.
  • Ansiedad y alteraciones del humor: Como las hormonas tiroideas también regulan nuestro estado de ánimo, es frecuente que en personas con problemas de tiroides hayan cambios de humor bruscos. Además, un exceso de hormonas tiroideas pueden originar ansiedad, mientras que un descenso de estas hormonas pueden deprimir nuestro estado de ánimo.
  • Perder o ganar peso de forma repentina: El tiroides también interviene en el control de nuestro metabolismo. Por ello, un aumento repentino de peso o una pérdida del mismo puede deberse a una alteración de los niveles en sangre de las hormonas tiroideas.

 Otros síntomas: disminución del apetito sexual, molestias intestinales, poca energía o debilidad