¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una curva con desplazamiento lateral de la columna vertebral. La curvatura puede tener forma de “S” o “C” en lugar de una “I” recta. En la mayoría de los casos, no se sabe que causa esta curvatura. Esto se conoce como escoliosis idiopática. La escoliosis puede provocar que los huesos de la columna giren por lo que un hombro, omóplato o cadera queda más arriba de una parte que de la otra. La mayoría de veces, no se puede diagnosticar la causa exacta. No obstante, puede asociarse a un componente genético cuando se da el caso en varias personas de una misma familia. La escoliosis puede clasificarse en los siguientes tipos:

Escoliosis Idiopática. “Idiopática” en término médico se significa que  “ocurre sin causa conocida”. Los médicos dicen que una escoliosis es idiopática cuando no saben qué desarrolla este tipo de escoliosis.

Escoliosis Congénita. Es el resultado de un desarrollo inadecuado de las vértebras antes del nacimiento. Ocurre muy temprano, cuando la columna empieza a desarrollarse, dentro de la tercera a la sexta semana de gestación,

Escoliosis Neuromusuclar . Está asociada  a enfermedades neurológicas o musculares incluyendo parálisis cerebral, atrofia muscular espinal, distrofias musculares, etcétera. En este tipo de escoliosis, la columna suele adoptar una forma de “C”.

Escoliosis Degenerativa o Adulta. Como su nombre lo indica, aparece en pacientes mayores de 18 años o adultos. Suele ocurrir cuando la enfermedad no ha sido identificada cuando la curvatura estuvo presente en la infancia.

Durante la época adulta es fácil que las curvaturas de más de 50 grados se desarrollen en ésta etapa. Si la curvatura sobrepasa los 70 grados puede provocar problemas cardiopulmonares.

Es aconsejable para los pacientes que sufren de escoliosis no fumar (deteriora el disco intervertebral), no subir de peso, evitar usar calzado muy bajito, o permanecer mucho tiempo de pie.